ENSALADA DE PIMIENTOS ASADOS AL ESTILO "CARMELA"

Una ensalada típica española es la de pimientos asados, sobre todo en verano, o al menos es cuando a mí más me apetece. Hoy en día es fácil encontrar los pimientos rojos asados y cortados en tiras, pero siempre que podáis, asarlos en casa y si tenéis la posibilidad de hacerlo en un horno de leña, mejor. Es uno de los olores de infancia en mi casa que me encanta, eso a pesar de que de niña odiaba los pimientos asados, era incapaz de comerlos, pero sí que me gustaba el olor que desprendían en el asado. Mi madre los hacía en una cacerola-asadora a fuego muy lento y estaba toda la mañana asándolos. La cacerola que usaba era como ésta, quizás alguno hayáis tenido una igual en casa.


Los pimientos asados son una preparación en la que los pimientos tienen una exposición a una fuente de calor intensa que permite que se cuezan en su propio jugo. Partiendo de esta base, hay varios platos en nuestra geografía española que se pueden considerar derivados de ellos. Uno de ellos es  el esgarraet, plato típico de la Comunidad Valenciana. Consiste en una especie de ensalada hecha con pimiento rojo asado, bacalao en salazón, ajos y aceite de oliva que en ocasiones lleva aceitunas negras. El nombre proviene del hecho de que para preparar el plato haya que desgarrar tanto el bacalao como el pimiento en finas tiras.


Otro de los platos es la escalivada, típico de Cataluña, Comunidad Valenciana, Murcia y Aragón que consta de verduras asadas (pimientos asados, berenjena, cebolla y tomate). Tiene su origen en las comunidades rurales. También se denomina espencat si se le añade bacalao. Las verduras se asan en las brasas, se cortan en tiras y se aliñan con aceite de oliva y sal. Se puede comer sola o como acompañamiento a un plato principal de carne o pescado, aunque la forma más típica de comerla es sobre una tosta de pan acompañada de filetes de anchoa.


Y por último, otro plato típico de Extremadura es el zorongollo que no debe confundirse con el zarangollo murciano que está hecho con patata, cebolla y calabacines. El zorongollo puede parecer otra ensalada más de pimientos asados, pero es algo más. Los pimientos hay que pintarlos con aceite, salarlos y ponerlos sobre las brasas, al igual que los tomates y los ajos. Una vez asados, se guardan en una olla tapada hasta que se enfríen. Se pelan y se cortan a tiras. Los tomates y los ajos se machacan en un mortero. El punto final se lo da el aliño para el que usaremos el jugo del tomate y el ajo, sal y aceite de oliva. Se deja macerar 24 horas en el aliño hasta que se presente a la mesa.


Después de este recorrido culinario, sólo me queda enseñaros mi receta con ese toque "Carmela" que hace un poco distinta la ensalada de pimientos rojos asados. Vamos a ello...

1/2 kg de pimientos rojos
3 tomates grandes
1/2 cebolla
1 diente de ajo
1 huevo cocido
1 lata de atún
Aceite de oliva
Sal
Crema de balsámico de Módena

Asaremos los pimientos en el horno. Cubrimos una bandeja con papel de aluminio y encima pondremos los pimientos lavados regados con un chorrito de aceite de oliva y sal. Calentamos el horno a 200º pero cuando metamos los pimientos bajaremos a 180º. Horneamos durante 1 hora aproximadamente. Dejamos enfriar, los pelamos y cortamos en tiras. Reservamos.Si queréis saltaros este paso, comprad una bandeja de pimientos que ya vienen asados y cortados pero que estén al natural sin ningún tipo de aliño.
En una sartén haremos un sofrito con el diente de ajo y la cebolla troceada. Cuando estén pochados, se añaden los tomates pelados y triturados en la batidora. Dejamos hacerse unos minutos y les añadimos los pimientos. Removemos y dejamos que reduzca todo el jugo que suelte la cocción. Apartamos y los dejamos tapados unas dos horas mínimos. Si queremos dejarlos de un día para otro, cogerán mejor el aroma.
Emplatamos con un aro. Pondremos una base del sofrito de pimientos, encima distribuimos la lata de atún migado, cubrimos con otra capa de pimientos, encima pondremos rodajas del huevo cocido y terminamos tapando con más pimientos. Quitamos el aro y presentamos a la mesa con unas gotas por encima y alrededor de crema de balsámico de Módena. Os encantará esta ensalada. Buen provecho!









Comentarios