Entradas

Imagen
MANITAS DE CERDO CON PICADA DE AVELLANAS CORDOBESAS Y CHOCOLATE NEGRO

La casquería se define como toda parte del animal que no es propiamente dicha, es decir, cualquier parte que no puede ser fileteada. Desde el principio de los tiempos, el hombre a través de las diferentes civilizaciones ha ido dejando su huella en cuanto a sus costumbres alimentarias y entre esas costumbres está el placer de disfrutar de aquellos alimentos que para unos es un placer insuperable, y para otros algo casi repugnante. Hace 4.000 años, los egipcios describía que el engorde ideal para el hígado de sus ocas debía hacerse con higos, ya que estos aumentaban de tamaño y le daban un sabor exquisito. Los griegos primitivos tenían la costumbre de despedir a sus héroes muertos con grandes banquetes. Homero cuenta en La Ilíada que se comieron tripas asadas a la brasa en los funerales de Aquiles. Los sibaritas romanos consideraban los productos de casquería como delicadezas exquisitas. Comían un delicioso foie-gras …
Imagen
CARDOS CON GAMBAS Y LÁMINAS DE ALMENDRAS

En la actualidad los cardos pueden considerarse un alimento poco habitual en nuestra cocina aunque sus propiedades lo hacen una hortaliza rica y muy saludable. Es una verdura propia de los climas fríos y de temporada invernal. El único cardo comestible es el cynara cardunculus. Se cultiva de forma anual y puede superar el metro de altura y más de medio metro de anchura. Empieza a recolectarse a finales de otoño.


El cardo ha sido durante siglos una verdura muy preciada por sus pencas carnosas que la hacían, a pesar de su sabor tan amargo, ideal para acompañar carnes y pescados. Además se trata de una planta con numerosas propiedades fisiológicas ideal para aquellas personas que padecen enfermedades funcionales y orgánicas del hígado, la vesícula biliar o las vías biliares, así como para los trastornos digestivos que derivan de ellas. Sin embargo, en los últimos años su consumo ha descendido y cada vez son menos quienes la incluyen como un alimen…
Imagen
FILETES DE LOMO DE CERDO EN SALSA DE CEBOLLA CON TOMILLO

No hay nada que me guste más que la cocina de aprovechamiento. Toda una filosofía que debemos aplicar a nuestro día a día. Es algo en lo que insisto mucho en casa, que no se tira ni se desperdicia alimentos, ni los ingredientes que sobran al hacer una preparación, ni las sobras que quedan después de comer. Todo es cuestión, con algo de imaginación, de aprovecharlos y darles salida.
Es más fácil de lo que parece. Os dejo algunas ideas para que aprovechéis todas vuestras sobras. Por ejemplo, con restos de pescado crudo se puede hacer un ceviche, un tartar, y con unas cuantas gambas, mejillones o almejas, se puede hacer una base para una receta de fideuá o arroz con marisco.


Si os sobra verduras u hortalizas básicas de un sofrito, dejarlas cortadas y las congeláis para otros platos que necesiten de ello. Y si se os empieza a poner fea alguna verdura siempre podéis hacer una crema, sopa de verduras, salteado o revuelto.


Con la fruta…
Imagen
FABES O ALUBIAS BLANCAS CON ALMEJAS

El frío está tardando en aparecer, al menos por el Sur, dónde al mediodía las temperaturas son más primaverales que otoñales, pero para mí una vez que sacamos las mantas del sofá, queda inaugurado el otoño y en la cocina aparecen los olores a guisos y a esos platos de cuchareo que tan bien entran. Hoy os traigo unas fabes con almejas, un plato muy criticado por los fans acérrimos de la fabada que consideran este plato casi un sacrilegio por la mezcla de fabes con este molusco. A mí me encanta porque aunque no sean las almejas quizás el acompañante ideal de las fabes, es un plato de cuchara más ligero que cuando lleva embutido o carne y está delicioso. Aunque sea un plato entretenido, el resultado merece la pena.
Como fabes se conocen las alubias blancas en Asturias,  y su primera referencia histórica data del siglo XVI, período en el que esta legumbre se plantaba en una parte importante del territorio. De aquí se dió a conocer al mundo entero, el pl…
Imagen
CREMA DE CALABAZA A LA NARANJA CON JENGIBRE

Las calabazas  son los frutos de la calabacera o cucurbita. Es una planta rastrera, herbácea y anual que puede llegar a medir más de 10 metros de longitud. Pertenece a la familia de las cucurbitáceas, junto con otros frutos como la sandía, el melón o el pepino.


Aunque su origen es incierto, hay relatos que la colocan en China, y parece ser que en Babilonia se cultivaron también algunas especies de calabazas comestibles, incluso hay indicios de que los egipcios también cultivaron las suyas a la vera del Nilo. Aparecen en lo que es el actual México antes de que aparecieran las civilizaciones Mayas y Aztecas. Y al mismo tiempo en el valle de Yanzi en la actual China, existió una civilización que cultivó arroz y calabazas principalmente. Además de haber sido utilizadas como alimentos, algunas variedades no aptas para el consumo fueron utilizadas para otros fines. Así en India, se han encontrado cascabeles que datan de 4.500 años realizados con c…
Imagen
LENTEJAS ESTOFADAS CON VERDURA Y CHORIZO

Las lentejas han ido recuperando con el paso del tiempo el valor que durante mucho tiempo se le negó. En sus orígenes fue un alimento básico, pero con el paso de los años fue perdiendo peso en la dieta habitual e incluso sirvió como alimento para el ganado. En la actualidad, vuelve a ser uno de los principales platos de nuestra dieta.
Su origen no está claro, pero se han encontrado restos de esta legumbre en excavaciones llevadas a cabo en Siria, que datan de hace más de mil años. De hecho, todavía existen por el norte de Siria y suoreste de Turquía ejemplares de lenteja silvestre.  La civilización egipcia se destacó por su cultivo intensivo y por ser los primeros exportadores de lentejas de la Antigüedad. Era la comida destinada a la realeza, pero también fue la comida de los obreros que construyeron la gran pirámide de Keops. Cuentan los historiadores que les daban grandes cantidades de lentejas, cebolla y cerveza.


En cambio, los griegos y lo…
Imagen
CONTRAMUSLOS DE POLLO ASADOS AL LIMÓN 

Parece imposible pero, hasta hace muy poco, el pollo no nos gustaba. Durante siglos se crió por los huevos de las gallinas y también para las peleas de gallos, hoy prohibidas en casi todos los países civilizados. En la época del Imperio Romano era el sacrificio preferido de los augures que buscaban en sus entrañas el resultado de las batallas, ya que su ferocidad y su porte hacían que se le considerase preferido de los dioses. Durante miles de años el pollo nos ha acompañado a lo largo de países y civilizaciones extendiéndose a lo largo y ancho del mundo. Pero nunca como ganado de carne ya que, al tratarse de un ave valiosa, se consumía poco.
Cuando había una fiesta se podía matar una gallina que hubiese dejado de poner o algún macho sobrante, pero era poco frecuente. Tanto es así que la carne de pollo adquirió un caracter casi legendario y sólo estaba al alcance de los ricos  o de las más grandes ocasiones. Así el personaje Carpanta de los cómics…